Cuidados de la Dionaea Muscipula

Para regar nuestras Venus atrapamoscas no deberemos usar agua del grifo o de la canilla, ya que ésta tenderá a volver alcalino el substrato de la planta. Tendremos que regar nuestra planta con agua de lluvia o agua destilada.

Debemos tener en cuenta que esta planta no debe ser regada desde arriba, sino ofreciéndole el agua en una bandeja. Como además son plantas que provienen de pantanos, exigen que el substrato esté siempre húmedo y que esta bandeja contenga unos dos centímetros de agua. El agua de la bandeja servirá también para hacer que se condense una mayor humedad en el ambiente, lo que es muy importante para la planta.

Alimentación

Alimentación Dionaea Muscipula

La Dionea comenzó a habituarse a nutrirse en parte con insectos porque los pantanos en los que crecía tenían substratos pobres en nitrógeno. No obstante, no deja de ser una planta, y como tal, desarrolla la función de fotosíntesis y su nutrición no depende de los insectos que pueda atrapar. Aún así, ofrecerle presas puede ser útil especialmente en su fase de desarrollo lo que le permite a la Dionaea Muscipula crecer a mayor velocidad y más vigorosa. Cuando la planta haya atrapado algún insecto, la boca que tenga la presa se mantendrá cerrada durante una ó dos semanas. No juegues nunca a engañar con un palillito a la planta para que crea que ha cazado algo y su boca se cierre. Ya que o que para nosotros es un juego inocuo para ella es un esfuerzo gigantesco que no se ve recompensado por un aporte extra.

Si somos nosotros los que alimentamos a nuestra Venus con presas, debemos calcular bien el tamaño de las mismas, y la regularidad de la misma. Las presas suministradas deben ser acorde al tamaño que tengan las trampas, ya que si resultan demasiado grandes, la hoja que contiene al insecto es muy probable que muera. No solo se deben evitar los insectos grandes, sino que los demasiados pequeños también. Ya que si el insecto es muy pequeño y la planta gasta más energía que la que recibe, no es ningún beneficio, y traerá problemas a ella. La Dionaea Muscipula cambia las hojas luego de que dicha trampa se cierra tres veces. Una manera de ayudar a nuestra venus atrapmoscas, es retirarle los restos de insectos que quedaron en la trampa luego de que la misma los haya digerido.

Dado que el proceso es muy complicado, no es necesario ofrecerle a la planta más de dos insectos al mes. Estos insectos haran las veces de abono, por lo que no debes utilizar otros productos fertilizantes.

Transplante

En principio la planta necesita un trasplante sólo cada dos años. Éste se debe efectuar a inicios de la primavera, pues si se hace cuando la planta está más activa. En otoño o verano, la impresión que sufriría al notar las raíces al aire podría llegar a matarla. A la hora de transplantarla, no conviene retirar por completo el sustrato viejo, sino que debemos tratar de que las raices no queden muy descubiertas y rápido colocarlas en el nuevo sustrato.

El sustrato de la Dionaea Muscipula, es una mezcla de musgo especial y arena de acuario. No debemos utilizar macetas de barro, debido a que estas dejarán minerales dentro del sustrato que afectarán a nuestra planta.

Transplante Dionaea Muscipula

Humedad

Aunque necesita una abundante humedad ambiental, consigue aguantar aunque ésta se reduzca hasta el 50% durante el día (siempre que no le lleguen los rayos del sol).

De hecho otro problema importante lo constituye el sol, pues es una planta que se quema con muchísima facilidad. Este riesgo aumenta en climas secos. Por eso una de las formas más seguras de cultivarla es en invernadero, de forma que se pueda tener mucho más controlado el nivel de humedad.

En verano, el riesgo ejercido por los rayos solares aumenta, en ese momento es conveniente tener más cuidado, y no exponer a la planta al sol directo y aumentar considerablemente la humedad. El sol menos peligroso es el de la mañana. Si la humedad del terrario es relamente muy alta, podemos ofrecerle unas 6 horas de ese sol poco fuerte.

A pesar de lo declarado anteriormente, la planta es capaz de indicarnos si está a gusto con la cantidad de sol que recibe. Si vemos que los dientes de las trampas se comienzan a secar, eso indica de que está recibiendo una excesiva cantidad de sol. De lo contrario, nos daremos cuenta de que a la planta le falta sol, si notamos perdida de color en las trampas y dejan de ser de un color rosa para tornarse verdes. Si la falta de luz es muy acusada, la planta tenderá a no producir nuevas bocas y a alargarse en exceso. En cuanto respecta a las temperaturas, la Dionea Muscipula soporta un arco bastante amplio que va de los 0 °C a los 35 °C.

Hibernación

En invierno, el ciclo vital de la planta se modifica, y si la temperatura no sube por encima de los 10°C, la planta hibernará. Por este motivo hay que reducir la cantidad de agua que se le ofrece y evitar exponerla al sol. La planta volverá a su ciclo normal en primavera. Entonces nosotros retomaremos los cuidados habituales.