Cuidado de Sarracenia

A las Sarracenias vamos a poder encontrarlas con diferentes nombres como: Sarracena, Planta de jarra Norteamericana, Plantas trompeta, Cuerno de caza. Pertenecen a la familia de las Sarraceniaceae.

Hay varias especies de Sarracenia y varias decenas de híbridos.

  • Sarracenia alata
  • Sarracenia flava
  • Sarracenia leucophylla
  • Sarracenia minor
  • Sarracenia oreophila
  • Sarracenia psitassina
  • Sarracenia purpurea
  • Sarracenia rubra

Los jarros crecen en vertical en todas las especies menos en Sarracenia purpurea y en Sarracenia psittacina, en las cuales los jarros se apoyan en el suelo. Las tapas de los jarros son inmóviles, porque sirven para que no entre demasiado agua de lluvia, ya que de lo contrario los líquidos digestivos se diluirían demasiado.

Como las paredes son muy lisas, la presa resbala y cae hasta el fondo del jarro. El insecto no puede subir porque hay unos pelos dirigidos hacia abajo que se lo impiden. En el fondo de los jarros hay líquidos digestivos que contienen enzimas.

Sus flores de 3 a 8 cm de diámetro, en primavera, solitarias, sostenidas por un tallo que puede superar los 70 cm de alto.

Cuidado de Sarracenia

Para empezar a practicar su cultivo es recomendable comenzar con Sarracenia purpurea y sus híbridos ó Sarracenia flava.

Luz

Mucha luz, sol directo a ser posible. Pueden tolerar un calor intenso. Sólo con la luz adecuada los jarros tienen las características nervaduras rojas (algunas especies, como Sarracenia flava , no tienen apenas rojo).

Al igual que las demás carnívoras, no hay que exponerla al sol de golpe, sino que hay que acostumbrarla a ello poco a poco.

Uno de los problemas más importantes de las Sarracenias es cuando despiertan de la hibernación. Ya que si se expone al sol y al calor de golpe puede sucederle algo que se conoce como golpe de calor, provocando que las puntas de la Sarracenia en lugar de desarrollarse bien empezaran a quemarse y a ablandarse teniendo una consistencia débil y blanda esto es fatal y es seguro que la planta muera.

Temperaturas

El rango de temperatura de cultivo va desde los 21 a los 35ºC en verano y desde los 1,5 a los 7ºC en invierno. El descanso invernal ó hibernación es vital para todas las plantas del género. Si no lo hacen es seguro que mueran a la próxima primavera, o que para mediados de verano la vean débil y sin crecimiento.

Esto muchos criadores no lo saben y las tienen mucho tiempo sin que hibernen las plantas y a la siguiente temporada se preguntaran por que no crece o por que esta creciendo débil y es seguro que la persona que se las vendió no le haya proveído una buen período de hibernación a la planta.

Sarracenia Purpurea necesita unos 5 meses de hibernación, el resto de las variedades 3.

En la época de hibernación dejaremos secar el sustrato y mantendremos la planta con una temperatura de alrededor de 3 ó 4ºC. Las plantas de semillas de menos de 3 años no necesitan descanso durante estos años.

Pese a que las Sarracenias toleran las heladas de corta duración en su medio natural, en invierno la temperatura no debe bajar de los 5ºC, en el caso de todos los ejemplares cultivados en maceta.

Humedad

Mucha humedad es necesaria para que se desarrolle bien y sin problemas. No vaporice para evitar que se manchen las hojas. Las plantas más bonitas se obtienen al exterior con una alta humedad ambiental.

Macetas

Es importante que utilicemos recipientes grandes y profundos (mínimo de 20 cm de diámetro) en plantas adultas.

Sustrato

El sustrato lo formaremos mezclando musgo de spaghnum vivo o no, turba de spaghnum, y arena. 1/2 de turba rubia, 1/4 de vermiculita y 1/4 de poliestireno expandido (corcho blanco). Otra forma puede ser, spaghnum, turba rubia fibrosa y perlita a partes iguales.

Otra receta es 2 partes de turba rubia (de spaghnum) pura con 1 parte de arena de cuarzo lavada. También vale turba rubia sin nada más.

Riego

Necesitan una humedad alta y sustrato húmedo durante la época de crecimiento. Podemos utilizar el método de la bandeja. En primavera y verano, dejar la base del tiesto permanentemente en remojo en un poco de agua de lluvia.

El resto del año, mantener el sustrato ligeramente húmedo, se puede regar cada 5 días.

Abono

No hay que fertilizarlas, la Sarracenia deben crecer, como todas las carnívoras, en un medio carente de elementos minerales.

Plagas y enfermedades

Pulgones y cochinillas en verano, y Botrytis (podredumbre) en invierno.

Trasplante

Las Sarracenas se embellecen con el paso de los años. Evite dividirlas con demasiada frecuencia y deje que las matas medren en grandes macetas. Se puede hacer cada 2 ó 3 años a un recipiente más grande si las raíces ocupan mucho espacio.

Multiplicación

Por división de mata:

El método más común es la división del rizoma (en primavera u otoño, al transplantar). Debemos hacer cortes de rizoma de 2,5 cm de longitud con cuidado de no desprender ninguna raíz. Nos aseguraremos de que haya raíces en las dos partes divididas. Colocamos fungicida en los cortes. Dejamos de forma horizontal en el sustrato y los cubrimos con 1,5 cm de fibras de spaghnum.

Por separación de brotes:

Cuando los brotes tengan unas semanas, podemos separarlos del rizoma principal y replantarlos aparte. Aplica siempre fungicida en todos los cortes.

Por semillas:

Gracias a la reproducción sexual (por semillas) se pueden obtener híbridos (cruces) muy interesantes, sin embargo las plantas semilleras tardan mucho en hacerse adultas (4-5 años o incluso más dependiendo del híbrido). Las flores deben polinizarse de forma cruzada para obtener la máxima producción de semillas. Alrededor de una semana después de que la flor se abra, el polen estará maduro en los estambres. El pistilo de la flor no estará receptivo mientras ésta conserve su polen.

Una vez polinizadas las semillas no estarán maduras hasta unos 3 ó 4 meses después. Una vez maduras las semillas se dejarán secar una semana y después las guardaremos en un recipiente hermético en el frigorífico para darles frío (estratificación).

Las semillas pueden plantarse inmediatamente, pero el porcentaje de germinación aumentará de forma considerable tras el frío.

Plantaremos las semillas en un sustrato húmedo, con humedad alta y buena luz. Temperatura de 21 a 29ºC. Trasplantaremos las plantas cuando tengan 2 ó 3 hojas.